La búsqueda de la felicidad

Todos queremos ser felices. Cada un de nosotrxs va buscando su propia manera de ser feliz. En realidad, la palabra que me gusta usar es bienestar. Como dice Matthieu Ricard este bienestar es “Un sentido profundo de serenidad y de realización que subyace e impregna todos los estados de ánimo” [https://www.ted.com/talks/matthieu_ricard_on_the_habits_of_happiness]. O sea, al margen de mi estado de ánimo de este momento, me siento bien. Aunque esté enojada. Aunque esté triste. Aunque no me guste lo que es. Hay una base de bienestar que está siempre presente en mí.

La verdad es que a la mayor parte de nosotrxs esto no nos pasa. Ni vivimos con la sensación permanente de serenidad ni nos sentimos realizadxs todo el tiempo. En general, vivimos buscamos el deseado bienestar a través de relaciones, objetos que adquirimos, logros profesionales, etc. Tal vez un par de minutos cada tanto nos sentimos lo suficientemente satisfechxs: justo cuando la realidad coincide con nuestras ideas de cómo debería ser la realidad! Un corto tiempo después comenzamos una nueva búsqueda, convencidxs internamente de que cuando lo obtengamos, entonces sí, finalmente, vamos a ser felices. La verdad es que vivimos en un estado de insatisfacción casi permanentemente.

La tradición dice que el Yoga surgió buscando cómo hacer para salir de este estado de insatisfacción o Dukha. Y que lo que descubrieron los Yoguis de la antigüedad es que para salir de Dukha es necesario buscar el bienestar adentro nuestro y no en los sucesos externos. El bienestar está en nosotrxs, sólo que con tanto ruido que hacemos no nos damos cuenta! Bajar el ruido, darnos cuenta y conectar con ese bienestar interior es lo que cultivamos en las prácticas de Yoga.