Las lesiones y la práctica de Yoga

Cada vez escucho más frecuentemente que los practicantes de Yoga se lastiman. Algunas veces incluso es bien visto lastimarse “porque así aprendes más”. No estoy de acuerdo! Es verdad que lastimarte y luego sanarte es un proceso interesante y podés aprender mucho. Pero me parece que la práctica de Yoga debería ser un lugar para explorarte y aprender de vos SIN lastimarte.

Obviamente no podemos evitar completamente las lesiones (no podemos controlar todo lo que sucede!), pero sí podemos reducir la probabilidad de que sucedan.

En esta nota te comparto algunos pensamientos sobre cómo evitar lastimarte con el Yoga.

Por un lado, no te fuerces. Si los tejidos correspondientes no están preparados es posible que forzar te lleve a lastimar tu cuerpo físico. Te invito a practicar sin forzar el cuerpo, de manera de mantener músculos y articulaciones sin lesiones.

Además, forzar el cuerpo desde tu mente te lleva a mantener cuerpo y mente separados, te lleva a más fragmentación. El Por el contrario, respetando lo que tu cuerpo te dice fortalecés el vínculo cuerpo-mente hacia la integración.

Muchas veces quien guía la clase “ajusta” nuestro cuerpo buscado “profundizar en la postura” o nos guía desde la palabra a ir más allá de nuestro límites. Creo que la búsqueda se vuelve interesante cuando en las prácticas de Yoga nos orientamos hacia profundizar nuestra conexión con lo que nos trae una postura en franca oposición a profundizar la forma de la postura que es lo que la mano que “ajusta” está proponiendo.

Siempre en relación a las ideas que otros tienen sobre tu práctica, creo que forzar el cuerpo porque alguien te dice que tenés que poder sigue alimentando la dependencia. Por el contrario, respetando lo que tu cuerpo te dice fortalecés la confianza en tu voz interior y tu independencia.

Solamente vos habitás tu cuerpo.

Un último pensamiento sobre este tema. Yo me lastimé practicando Yoga. Y sí prestaba atención, y sí era cuidadosa. Pero las lesiones en Yoga muchas veces provienen de la repetición de movimientos para los cuales el cuerpo no está preparado en ese momento. Esa repetición a lo largo de los años es la que me produjo la lesión. Entonces me puse a investigar: ¿cómo evitar este tipo de lesiones? Así fui modificando mi práctica de Yoga para ser más cuidados con mi cuerpo y con el de quienes practican conmigo. Y esto mismo te recomiendo a vos: investigá sobre el tema (adentro y afuera de la comunidad del Yoga) y evitá así que algo tan maravilloso como la práctica de Ásana te traiga lesiones totalmente evitables.

Tu cuerpo es tuyo y es uno solo.